La Asociación de Ex-Alumnas de las Hijas de María Auxiliadora es un grupo de laicos promovido por el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, del cual son miembros las exalumnos y exalumnos que se han educado en una obra salesiana: oratorios juveniles, colegios u otras instituciones educativas. Forma parte de la gran Familia Salesiana y está insertada en un gran Movimiento dentro del cual está constituida la Asociación Internacional.

Confederación Mundial

La Confederación Mundial de las Exalumnas/os de la Hijas de María Auxiliadora nace el 19 de mayo de 1908, en la Casa de Turín de las Hijas de María Auxiliadora, a impulso de Don Felipe Rinaldi.

El Oratorio de aquella Casa, fundado en 1876 cuando aún vivía Santa María Mazzarello, contaba con numerosas ex-oratorianas que continuaban allí su formación y colaboraban con las hermanas en la obra educativa.

El 8 de marzo de 1908, Don Felipe Rinaldi, Director del Oratorio, con la inteligente colaboración de la Directora de la Casa, Sor Caterina Arrighi, propuso al grupo de exalumnas organizarse en la Asociación para compartir y difundir en sus ambientes los valores de una herencia educativa destinada a ser esparcida por todo el mundo a generaciones futuras.

La idea no solo fue acogida con interés y entusiasmo sino que se hizo concreta en la fiesta de San José, cuando, en una reunión oficial las exoratorianas hicieron suyo el compromiso de tener un Reglamento y formaron un consejo Directivo provisional, nombrando Presidente a Sor Caterina Arrighi y Vicepresidente a Felicina Gastini, hija del querido exalumno de Don Bosco, Carlo Gastini.

Don Felipe Rinaldi, constatando esta prometedora realidad, inspiró con sentido previsor las modalidades concretas para dar vida a una Confederación Internacional, como fuerza orgánica y operante en el mundo con estilo salesiano. La Unión de Turín se convirtió en centro de enlace y animación de las diversas Uniones que, en breve tiempo, se difundieron en todos los continentes junto a las obras de las Hijas de María Auxiliadora.

Herencia espiritual de San Juan Bosco

La Asociación de Exalumnas tiene como fin último, compartir, profundizar y testimoniar en la vida diaria los valores humanos y religiosos que los asociados asumieron durante su educación. Favorece una eficaz participación de los laicos en su misión y promueve una forma de apostolado para ayudar a la práctica de una vida cristiana coherente con las exigencias del Evangelio y para participar con responsabilidad en la vida y misión de la Iglesia, así como en la sociedad civil. Exhorta además a los educadores a mantener vínculos de amistad con los alumnos, incluso formando asociaciones de exalumnos.

El estilo de vida y de acción de los asociados se caracteriza por la participación en la espiritualidad salesiana, que tiene su eje en el Sistema Preventivo de Don Bosco.

El Sistema Preventivo, tanto en la espiritualidad como en el método educativo, se expresa en el trinomio razón, religión y amabilidad.

Es propio de la espiritualidad salesiana un fuerte compromiso de servicio. Cada exalumno contribuye con responsabilidad a consolidar los valores en la familia, en el trabajo o estudio, en el mundo social, en la escuela, en el tiempo libre, en los medios de comunicación social y en las variadas formas de voluntariado.

Fieles a la invitación de Don Bosco “Mantenos siempre unidos y ayudaos”, las Exalumnas/os mantienen entre ellos y con las Ex-alumnas/os no asociados vínculos de amistad que se expresan en el espíritu de familia y en la mutua ayuda.