¿Que pasa si todos llevamos a un amigo?

“Habia un rey que estaba tremendamente triste y deprimido y decidio pagar lo que fuera necesario a la persona que lo hiciera reir.

Se dio aviso en el reinado y comenzaron a caer  los bufones.-
Ninguno lo podia sacar de su estado.

Un buen dia llego aquel que pudo lograr hacerlo reir a carcajadas, con lo cual el rey, como muestra de agradecimiento,le dijo:

-“ tu me has hecho reir, me has sacado de la depresion en la que estaba sumido, ahora te toca elegir a ti: ¿ que quieres a cambio? Pide lo que sea y sera tuyo”, a lo cual el bufon respondio: -“no mi rey, con el solo hecho de verte contento me es suficiente”

Pero como el rey se enfurecio ante el rechazo y lo obligo a pedir algo ante la inminencia de un castigo si era contrariado, el bufon le respondio:

-“ bien yo entonces solo te pido que en cada casillero de un tablero de ajedrez hagas poner lo siguiente: en el primer casillero dos granos de arroz, en el segundo, pongan cuatro, en el tercero, ocho y asi sucesivamente hasta completar las 64 posiciones”

El rey al escuchar esto penso que era una broma y le dijo “¿ estas seguro que solo quieres eso? Solo unos granos de arroz?

A lo que el bufon respondio: “con lo que te pedi es suficiente”

Entonces el rey convoco a los matematicos para ver cuantos kilos de arroz le debian entregar al bufon y asi 2x2x2x2x2x2 por 64 veces ( ni lo intenten con una calculadora normal).

La cifra correspondia a montañas del tamaño del aconcagua.
 no alcanzaban todas las riquezas del rey para cumplir con el "insignificante" pedido del bufon

Y he aquí la sorpresa: cuando algo que parece tan insignificante comienza a hacerse realidad, se puede cambiar el destino de la humanidad.

Invitá a un amigo al Rosario por Argentina...

¡y llenaremos las plazas de nuestro país!